miércoles, 12 de abril de 2017

POLÍTICA CRIMINAL: UN TORBELLINO JURÍDICO.



POLÍTICA CRIMINAL: UN TORBELLINO JURÍDICO.



La normatividad penal colombiana es sin vacilación alguna extremadamente compleja, además del código sustantivo y procedimental disponemos de un compendio de leyes derivadas de una justicia circunstancial, mediática, segmentada, hecha a retazos, retoques, ajustes, derogaciones, nulidades, inexequibilidades, etc.

En primer lugar, considero que la política criminal es aquella que se encarrila en construir un plan para garantizar los intereses del estado, como la vida, honra y bienes de sus ciudadanos; en efecto, esta se desenvuelve descubriendo y estructurando sistemáticamente las soluciones al fenómeno criminal, cimentada en una filosofía penal, en una verdadera contemplación sobre lo que implica la justicia, el derecho y la legitimidad del estado.

Pero como lo sostienen los expertos en el país no hay ni filosofía, ni sistema, únicamente una política efectista y reactiva frente a la criminalidad; que hoy más que nunca le exige a nuestros dirigentes el compromiso por diseñar una verdadera política criminal y carcelaria con miras al fin del conflicto armado colombiano.

En este sentido, recientemente la corporación excelencia a la Justicia, presento un informe bastante desalentador, el sistema acusatorio tienen cerca de tres millones de casos pendiente por resolver.

El modelo anglosajón de negociaciones, acuerdos, y aceptación de  culpabilidad fracaso y se están enviando a las cárceles a personas inocentes sin oportunidad de defenderse.

Así mismo la oralidad nos trajo otro problema más grave, los famosos testigos e informantes, que buscando beneficios jurídicos, mienten a diestra y siniestra, sindicando a personas de bien, sin una verdadera labor de la fiscalía que pueda corroborar estas versiones.

El sistema carcelario es la gran evidencia de que no estoy equivocado, el hacinamiento, los motines, la corrupción al interior de las mismas, como la comisión de delitos desde el interior, narcotráfico, comercialización de armas, extorsiones etc.

Los retos de la política criminal son enormes en el contexto de la construcción de la paz y el conflicto armado colombiano, no se puede seguir improvisando con pañitos de agua tibia y con medidas irresponsablemente populistas como el Jubileo a presos.

Estamos supremamente saturados de tantos discursos, simposios, foros y conservatorios sobre lo que debe ser la política criminal, la academia ya ha dicho suficiente, en este momento contamos con los elementos adecuados para construir de una vez por todas un marco legal cohesionado con nuestras particularidades sociales, culturales; por supuesto con la idealización de un estado garantista de los derechos.

Entre tanto y por muy apesadumbrada que parezca mi lectura, la racionalidad jurídica debe ser un imperativo en donde queden fuera las pasiones humanas, la historia nos enseña los horrores que se llegaron a cometer, como la prisión perpetua y cosas traída de los cabellos como la pena de muerte para los violadores.

Mientras en Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, se pasea el País luchando contra la corrupción, desde lo más intrínseco del ente investigador se siguen cometiendo los más osados vejámenes procedimentales de la jurisdicción penal; aberraciones que menoscaban literalmente los derechos humanos.

En conclusión, puedo decir que debemos ponernos en la ardua misión de elaborar un único derecho penal, que incluya no solo todas las formas de fenómenos y hechos criminales, sino además la unificación de un sistema sancionador y carcelario claramente definido, en donde los operadores jurídicos no tengan más objeción que cumplirlo.




OMAR FRANKLIN COLMENARES TRUJILLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TRAITÉ SUR LA TOLÉRANCE, À l'occasion de la mort de Jean Calas

TRATADO SOBRE LA TOLERANCIA VOLTAIRE TRAITÉ SUR LA TOLÉRANCE, À l'occasion de la mort de Jean Calas ...