miércoles, 4 de enero de 2017

A SU MAJESTAD LA RAZÓN: VOLTAIRE

­A SU MAJESTAD LA RAZÓN……

……VOLTAIRE :




Resumen:

François Marie Arouet, Voltaire, Nace en 1694 para convertirse en una de las figuras claves de la ilustración y por su supuesto, en uno de los personajes más importantes, en la historia de la ciencia política.


Voltaire de figura famélica, peluca, rostro pícaro y demacrado, es la imagen que todos tenemos del afamado escritor, quien nació en 1694 y muere en 1778, cuando hablamos de él, se nos viene casi inmediatamente a la cabeza la enciclopedia en Francia.

Así pues, Voltaire, nació en parís, bajo el reinado del sol, Luis XIV, y fue el más grande precursor de la revolución francesa, al lado de figuras como Rousseau, D´lambert, Diderot.

Podría definir fácilmente a Voltaire a través de sus frases celebres, o en sus obras como Cándido, Tratado de la Tolerancia, pero no bastaría, para describir lo que significa este genio de las letras para mí.

François Marie Arouet, hijo de un abogado, exconsejero del rey y notario y Maria Marguerite; tuvo dos hermanos mayor que él, el gran agitador intelectual nació con pocas posibilidades de vida, pero de toda formas se celebró su bautizo y su ceremonia.

Como puede verse Voltaire nace en una sobria familia parisina, pero con el ruido de las calles de la vieja ciudad, empezó su amor por la literatura; su madre murió en 1701, Voltaire fue internado en un colegio de Jesuitas, donde estudio a sus diez años, con grandes personalidades de la aristocracia y la nobleza.

Podría decir con exactitud, que Voltaire es el señor de los epigramas, pues con ellos agita toda la clase intelectual y política de Francia, haciendo comentarios burlescos y satíricos a la alta sociedad, demostrando así su descontento por los usos y costumbres de la época.

Como señala el libro Voltaire, el festín de la inteligencia, del escritor y licenciado en economía política Eduardo García Aguilar, Voltaire,   nace bajo la regencia del rey sol, y este al conocer y vivir el gobierno de la regencia de Philippe de Orleans (1674 -1723) que trajo apertura, descanso relajamiento y esperanza de libertad luego del largo reinado del autócrata, es influenciado por ese espíritu libertario que todos los franceses anhelaban.

Esto también explica porque la admiración por la libertad, la razón, las ideas; y también es importante recordar que Luis XIV revocó el edicto de Nantes, que aceptaba la tolerancia religiosa, luego de la masacre de San Bartolomé, lo que llevo a que se continuara la persecución a los protestantes, el absolutismo regio, y la incesante autoridad papal en Francia, causándole asco al joven agitador intelectual.

Pero el mundo se aproximaba a los albores de la libertad y los derechos inalienables del hombre, para lo cual Voltaire fue su más sagrado mentor, abogando por el respeto a la diversidad de creencias religiosas.

Pero hay algo que me llama la atención, y son sus sátiras, califico a las cortes como parásitos, a la nobleza como ignorantes, y ese egocentrismo intelectual, lo llevo  a creer equivocadamente que solo la inteligencia y la razón le abriría las puertas, algo que con el tiempo comprobó que no.

Cuantos Voltaire necesitamos hoy día, por fortuna en las redes sociales son muchos que se expresan deliberadamente  a través de anónimos, sobre asuntos de política, economía y seguridad, lo cual hacen parte, salvo con algunas limitaciones, de una democracia verdaderamente material, gústenos o no así como al joven de las luces del siglo XVII.

Voltaire de joven fue desbocado, apasionado, irrespetuoso, arrogante, presumido de su inteligencia y sagacidad, terco, pero tenía también una terrible lengua viperina.

Que tal una de sus frases celebres:

“Es peligroso tener razón, cuando el gobierno está equivocado”

Y porque no esta:

“ La pasión de Dominar es la más terrible de lotas las enfermedades del espíritu humano”

Pero Voltaire, llego a ser un aristócrata más, y en verdad era necesario para que fuera renombrado en la sociedad, le toco convertirse en uno de ellos, enriquecerse como ellos, para luego atacar de la peor manera a los de su clase, y precisamente sus continuos ataques, epigramas, discursos lo llevaron al exilio en Inglaterra.

Voltaire se enamoró no solo de sus amantes como  Madame de Chatelet y Gabrielle, se enamoró de Inglaterra, de Locke y sus filosofías posteriores a la guerra civil.

Pero su polémica personalidad, lo llevaban siempre a ser expulsado, pues ocasionaba continuamente ampollas, estuvo también bajo el amparo del gran Federico de Prusia, pero este también se cansó y lo despidió.

Alguien dijo por ahí, que Voltaire fue el más grande Best-Seller de su tiempo, y efectivamente si que sus palabras eran tan poderosas, que necesitaba identificarse cada vez más con esa clase burguesa, comercial cada vez más poderosa y en auge en el siglo de las enciclopedias.

Una de sus más reconocidas obras es cándido, en donde se burla de las guerras, las religiones y muchas creencias, lo llevan a viajar a Suramérica a su protagonista, donde vive en medio de Virreinatos, tierras dominados por los jesuitas, el dorado, en fin todo ese realismo mágico que conocemos.

Pero en mi concepto, El tratado de la tolerancia es el que yo recomiendo, pues lo que escribe y habla allí, está vigente hoy día, casi como si describiera nuestra época, defiende la tolerancia religiosa, le parece injustas las guerras de religión, que se puede ganar a través de las ideas y los argumentos y no a través del autoritarismo y la lucha militar.

Finalmente, aclaro, que en lo que a mí respecta, Voltaire fue muy respetuoso de Dios y no un ateo, como señalan especialistas, pugnó siempre por la tolerancia entre nosotros mismos, el respeto a la diversidad de creencias, algo muy distinto a lo que le endilgan muchos.

Su última obra fue Irene, cuando ya estaba en el poder el rey Luis XVI, falleciendo en 1774.

Como Voltataire necesitamos muchos, como dije anteriormente, pero jóvenes que lean, que estudien que sean académicos, que sean disciplinados como lo fue este genio del siglo XVIII, que no tengan miedo de pensar, de opinar, de criticar y cuestionar, pero con fundamentos, con sustento intelectual y no meros comentarios ofensivos, agresivos, pasquines apasionados y llenos de emoción.

Yo al igual que Voltaire le apuesto a la razón y la inteligencia, aunque eso implique quedarme solo.

Omar Franklin Colmenares Trujillo
Twitter: @Contpolitico
Contexto político










No hay comentarios:

Publicar un comentario

PENSIÓN RAMA JUDICIAL

PENSIÓN DE VEJEZ  RAMA JUDICIAL Y MINISTERIO PÚBLICO DECRETO 546 DE 1971 Es preciso decir que de acuerdo con lo p...